Jornadas Nacionales de Defensa: Charla de la Dra. Crespi

23

María Mercedes Crespi, Defensora Pública Oficial ante los tribunales Federales de Primera y Segunda Instancia de Córdoba

¿Qué valores se esconden detrás de cada conducta?

A continuación pasaremos un breve resumen de su exposición para los que no pudieron asistir al congreso

“Vivimos en un estado patriarcal que deja a la mujer en el lugar donde no queremos”.

“Nuestra función principal como defensores es darle el acceso para que la gente pueda defender sus derechos. Para eso debemos estar atentos a los operadores de la justicia”.

“Con los cambios que hubo en la última época la mujer salió favorecida, con lo cual no haré foco en la justicia sino en quienes administran la justicia. Estamos ante algo que causa daño de múltiples formas, me refiero al pre juicio de género. No se indaga en la discriminación pequeña. No se indaga en los prejuicios. Si en lo menos visible. Y eso genera violencia y afectación de derechos. La violencia que genera la justicia por esas pequeñas prácticas no se la ve. Me refiero a la voz de la mujer”.

Tuve un caso en la cual es fiscal no quería tomar declaración a una mujer con la excusa de no “victimizarla”. Daba la impresión de que se le daba más importancia al magistrado de otro fuero y los antecedentes escritos en otros casos que a la voz de la víctima. Y cada caso es único. Cada víctima es única.

Al utilizar estereotipos también se discrimina.

Tuve una niña de 12 años víctima de trata. Tuve magistrados de que no tomaban peso del asunto porque aducían que la madre de la niña era muy promiscua y ya conocida en los pasillos de los tribunales.

¿Qué pasa con los operadores del servicio de justicia? El sistema de administración de justicia no puede hacerse el sordo. Tenemos que hablar de cómo actuamos frente a los problemas reales de gente real, de esa gente que no está en situación privilegiada como la de muchos que imparten justicia.

Los estereotipos reproducen el sistema patriarcal como forma de dominio social. Esto requiere de una especial atención para ser advertidos. Debemos escrutar nuestros sentimientos. Si no somos capaces de verlos nunca podremos cambiar el estatus.
La ley no opera por sí sola, hay que hacerla valer. La ley es un campo de lucha El sistema de justicia es un lugar donde operan dos fuerzas. Una intenta destruir el orden establecido y otra intenta mantener el estatus. Nosotros debemos plantearnos cuál rol queremos ocupar. El modo en el cual nosotros vamos a actuar es lo que puede generar un cambio.

Breves notas de la charla